Basta

Te propongo que le digamos basta a las viejas formas de vincularnos, a la búsqueda desesperada de un cuerpo que no pida nada, a tanto contacto sexual vacío de contenido, a las risas que sólo suenan para callar lo que llora el alma, a la anestesia etílica que nos priva de recordar cuál debiera ser el real sentido de estar vivos, vivas…

Te propongo que dejemos de decir «te amo» antes de amar, que nos tomemos tanto tiempo para terminar una relación como nos lo tomamos para empezarla, que nos animemos a sostener conversaciones incómodas, que nos hagamos cargo de lo que provocamos, que asumamos la responsabilidad por los compromisos compartidos, que honremos los acuerdos pactados, que no huyamos por la puerta del fondo cuando nos abrieron la puerta grande al entrar…

Te propongo que seamos claros y llamemos a las cosas por su nombre, que comprendamos el poder creador que tienen las palabras, que entendamos que el respeto abarca forma y fondo -y lo honremos-, que si no tenemos nada para dar no pretendamos compartir ni siquiera tiempo…

Te propongo que no nos conformemos con lo que no tiene por qué alcanzar, que seamos capaces de escucharnos en lo que decimos antes de afirmar qué cosas no queremos escuchar, que podamos mirarnos antes de señalar y revisarnos antes de pedir aquello que, quizá, no estamos dispuestos a dar…

Te propongo que le digamos basta a los vínculos hechos con cartón pintado, a las parejas de mentira, a las historias repetidas que siempre terminan igual, a los bloqueos después del amor, al amor que no debió llamarse amor…

Te propongo que nos atrevamos a hablar de lo que sentimos y a escuchar qué siente el otro, que nos demos tiempo para cerrar lo que abrimos, que sepamos mirar a los ojos que habitan el cuerpo que nos gusta y detenernos en esa mirada…

Te propongo que nos banquemos la soledad, que sepamos decirle basta a la tentación de encontrar en acompañantes ocasionales el antídoto para sacar de nuestra mente aquello que queremos olvidar…

Es hora de asumirnos en la responsabilidad de lo que hicimos y de lo que no supimos o no quisimos hacer… de dejar de desparramar culpas, de decirle basta al amor propio mal entendido, a los gurúes que dan cátedra de aquello que no saben hacer en sus propias vidas.. y basta de dar cátedra…

Basta de decir que «sí» cuando con esa afirmación nos estamos negando a nosotros mismos, a nosotras mismas… basta de menosprecio, de palabras huecas, de espejitos de colores, de cuentos de hadas… basta de decir una cosa y hacer otra, basta de tirar la piedra y esconder la mano, basta de usar al otro de chivo expiatorio de un delito que pudo no haberse cometido… basta de heridas reiteradas, basta de amores baratos que no nos llevan a ningún lugar…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s