Calma

Sucede que a veces la vida nos presenta situaciones que nos desafían, que salen de esa zona conocida en la que, pese a que tal vez, no logremos encontrar el punto de real felicidad, nos resulta fácil movernos y, puede que elijamos tomarlas u optemos por esquivarlas y seguir en aquel lugar cómodo, predecible…

Fuimos educados para vivir de determinada manera, para cumplir con ciertos objetivos, alcanzar metas prefijadas y, con mayor o menor grado de eficacia en el cumplimiento de las expectativas de otros -que, muchas veces, se transforman en nuestras propias expectativas- solemos llevar una vida que se desarrolla dentro de los límites prefijados, preestablecidos, esos que marcan la frontera dentro de la cual el éxito tiene una forma también uniforme y el cauce de nuestra vida se torna predecible.

Sin embargo, si estamos abiertos a cuestionar lo aprendido, a mirar más allá del alambrado que cerca nuestro pensamiento, a observarnos en nuestras reales necesidades y deseos, es posible que aparezcan opciones que desafíen todo ese universo que construimos y dentro del cual sabemos movernos.

Puede que en algún momento de la vida, tengamos el coraje suficiente para animarnos a tomar alguno de esos caminos que desafían nuestro modo de vivir y seamos capaces de revisar nuestras creencias más profundas. Hacerlo nos hará conectar con nuestro más profundo estado de libertad, con la sensación que da el viento que pega en la cara cuando caminamos por una playa o la orilla de un lago un día gris y nos atrevemos a contemplar la grandeza del universo que nos envuelve aunque parezca más prudente quedarse en casa…

Transitar lugares desconocidos genera incomodidad y puede que esa inicial sensación de poder que da el ejercicio de la autodeterminación en plena consciencia de la libertad que tenemos, se transforme en un desafío que, por momentos, parece titánico para ser abordado. Y, entonces, todo es duda…

Dudamos, nuestra cabeza va y viene, nos preguntamos si tiene sentido desarmar lo construido, si seremos capaces de soltar lo conocido, si lo nuevo será realmente el lugar en el que queremos estar…

Dudamos y tenemos miedo.

Nuestra mente se resiste a salir del camino conocido y nos hace caer en mil trampas para retenernos dentro del mapa que tanto tiempo tardó en terminar de dibujar para nosotros…

Y nos enojamos… Nos da enojo lo nuevo, nos da enojo no saber si podemos o no, si queremos o no, si tiene sentido o no….

En ese ir y venir de resistencias, perdemos lo mucho o poco que hayamos conquistado para darle a nuestra vida una bocanada de aire fresco que la saque de la somnolencia, del piloto automático que siempre nos lleva al mismo lugar, ese en el que no queremos estar pero que no nos atrevemos a abandonar.

Sin embargo, es posible que tengamos un momento de lucidez y logremos conectar con la calma que nos habita. Esa conexión con nuestra alma en estado puro.

Si somos capaces de tomar distancia de cada malestar que nos presentan las zonas no transitadas y darnos unos minutos para escuchar lo que nos dice nuestra alma, vamos a poder vernos -a la vez- en el amor que tenemos guardado para nosotros y para los otros, y -entonces- surge esa versión nuestra que ama, que mira con ojos compasivos y suelta al enojo para contemplar con calma cuál es el camino que, de verdad, deseamos tomar.

Salir de los lugares conocidos nos interpela a echar mano de una alta dosis de valentía pero si no logramos afrontarla con calma, nada tendrá sentido. Simplemente habremos llevado a otro escenario la misma obra repetida, esa de la que ya no queremos participar, esa que queremos reescribir, esa que ya no nos define, esa que no nos pertenece aún cuando seamos sus creadores…

No hay cambio posible sin coraje. Pero tampoco lo hay sin calma porque dar lugar a la a calma es abrir paso al alma que ama…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: